Qué hacer en Ferrol un fin de semana

Si deseas llegar a Ferrol por avión, el campo de aviación mucho más próximo es el de La Coruña, y un tanto mucho más lejos estaría el de Santiago de Compostela ( en el artículo tienes de qué forma conjuntar lo destacado de Ferrol y La Coruña si te das una fuga de unos cuantos días o tres por tierras gallegas).

Puedes ver aquí vuelos al campo de aviación de Coruña. Si escoges volar a la localidad mucho más peregrina de España, tienes vuelos al campo de aviación de Santiago en este link, con costos, horarios y compañías aéreas.

Conociendo el bello ambiente de Ferrol

Hay escasas cosas tan lindas como ver un día soleado en el Norte de España. El verde del que disfruta se paga con una aceptable ración de lluvia anualmente, pero con el buen tiempo se diviértete con un paisaje de espectáculo. Y Ferrol y su ambiente dan buena prueba de esto. No probamos su agua, que indudablemente esté helada, pero nos quedamos con ganas de regresar y perdernos múltiples días por sus hermosos médanos.

Conocimos la playa de Santa Comba y sus calitas aledañas, de aguas transparentes y vistas sobrecogedoras. Cerca asimismo merece bastante la pena la playa de Ponzos, de largo paseo. Y terminamos el día en la playa de San Xurxo, con quizás todo lo preciso para ser contentos. Cerveza, atardecer, mar, buena compañía…Antes tuvimos la posibilidad de aproximarnos al campeonato Abanca Galicia Classic Surf Pro, que sucedió en la hermosa playa asimismo de Pantín, muy cerca de Ferrol. Pues en la región hay asimismo un montón de academias de surf donde llevar a cabo pinitos en este deporte y gozar de una manera entretenido del ambiente único en el que estamos.

El santuario de San Andrés de Teixido: ¿vas a ir de vivo?

En la región de la Costa Ártabra y de la Serra da Capelada no hay solo naturaleza, asimismo está entre los sitios mucho más sagrados de toda Galicia. Charlamos del santuario de San Andrés de Teixido. Una misión de peregrinación que, si bien no llega ni de lejos a la popularidad de la Santiago de Compostela, en Galicia tiene bastante “tirón”. En verdad, según la tradición, San Pedro le prometió a San Andrés –que, a propósito, era su hermano– que absolutamente nadie entraría en el paraíso sin antes haber ido a su santuario gallego. E inclusive que, si no iba de vivo, debería llevarlo a cabo una vez fallecido. Fue tal como nació el dicho tan popular en tierras gallegas “A San Andrés de Teixido vai de morto o que non foi de vivo”.

Estimando que lo de ir de fallecido sería o como alma en pena o reencarnado en un lagarto, culebra, sapo o afín, te aconsejamos que elijas la opción “de vivo”. Y, puesto que andas, te hallarás con un espacio sagrado, lleno de historia, leyendas y también inmerso en un ambiente único. Asimismo de esto poseemos todos y cada uno de los datos en otro producto, San Andrés de Teixido: el santuario y la historia de historia legendaria.

San Andrés de Teixido

Iglesia de San Andrés de Teixido (Proxecto de Xeoparque Cabo Ortegal)

San Andrés de Teixido es un espacio santurrón de peregrinación asimismo popular como «La Meca de los gallegos». Encabezado por un santuario de diseño arquitectónico único, en el que prevalecen la piedra y el blanco, se enmarca en un ambiente inigualable muy cercano a la bravura del mar que bate contra sus superiores barrancos. En medio de una Serra da Capelada, el pueblo de San Andrés se alza como el segundo bastión mucho más sagrado de Galicia, antecedido únicamente por Compostela. Completamente empapado de una historia histórica, la civilización habitual afirma que a San Andrés vai de morto quen non foi de vivo. En vista de este aspecto y dada la pasmante hermosura del rincón y lo que murmura el mito, merece sin lugar a dudas la pena conocer (cuando menos una vez) esta mística y espiritual ciudad ubicada a 12 km de Cedeira.

Recorre la ría en barco

Estando en una localidad con mar, que mejor plan que subirse a un barco para ofrecer un recorrido por la ría y gozar del gusto marinero.

Disponemos 2 opciones: coger el barco hasta Mugardos, pueblo que está justo en frente, y realizar un recorrido veloz; o llevar a cabo un recorrido turístico en barco por toda la ría visitando los castillos de San Felipe y la Palma, hasta llegar al puerto exterior.