Cómo enseñar a un perro sentarse

Tener un perro adiestrado no es exactamente lo mismo que tener un perro de feria, pero entrenarlo en órdenes básicas de obediencia puede ser de mucha ayuda para enfrentar los inconvenientes de accionar que tenga o logre desarrollar más adelante.

Entonces, ¿por dónde comienzas con el entrenamiento de obediencia canina? Podrías tomar una clase, pero no es requisito, puedes entrenar a tu mascota tú mismo. En verdad, con la actitud adecuada, ¡el entrenamiento puede ser realmente entretenido para usted y su perro!

Enseñando a tu perro a SENTARTE a distancia

Proseguimos llevando a la práctica Sentado como entre los comandos básicos de obediencia para adiestrar a tu mascota.

La primera cosa que debemos llevar a cabo es ofrecernos la espalda para no perder el contacto visual. Primer paso únicamente y después aumentaremos el número de pasos.

¿De qué manera educar a un perro a sentarse?

En entradas precedentes del blog ahora te contamos una secuencia de órdenes básicas como tumbarse o venir en el momento en que te llamen, que te asisten a hacer un vínculo entre tu perro y tú. Esta vez te contaremos de qué forma tienes que educar a tu perro a sentarse. Para esto precisarás:

  • Ten a mano tu dulce preferido.
  • Un clicker.
  • Escoge un espacio relajado donde tu perro no se distraiga.
  • Divide el comando en pequeños pasos muy simples.

Impide aburrir a tu perro

La atención de tu perro solo va a estar en ti por un corto período temporal. Si prosigues demandando bastante para entrenarlo con exactamente el mismo comando, puedes excederte y finalizar asociando los comandos con una experiencia negativa.

Sé siendo consciente del lenguaje corporal de tu perro. Esto es, ver tu rostro y ser siendo consciente de nuestras actitudes. No olvides intercalar todo el entrenamiento con juegos o ofrecerle momento de libertad a fin de que duerma bien y se relaje.

Haciendo un trabajo con el perro suelto

Si trabajas con tu perro suelto, va a hacer cuanto quieras. Para enseñarle los ejercicios y supervisar a tu perro, tienes que sostenerlo con una correa corta o extendida. Cuando tenga mucho más control y su perro haya gobernado mejor el ejercicio, puede soltarlo.

Si no tienes un mando de suelta, tu perro no va a saber cuándo levantarse y se va a levantar en el momento en que le apetezca. En el momento en que sientas a tu perro, siempre y en todo momento debe aguardar a que te levantes. Puedes decir «vamos» por servirnos de un ejemplo. Es primordial que tu perro sepa cuándo levantarse, en caso contrario no se va a quedar inmovil en todo momento que tú desees.